Numero actual

Periódico quincenal de distribución gratuita. Año XI - N° 412 -  Septiembre 2014

El Senior - Fecha 14 y 15

 

Pepe

Te queremos Pepe
Cuando llegó la noticia golpeó fuerte. Si bien con el correr del tiempo, después de haber vivido diez años siguiendo la Liga de Profesionales, era como una crónica de una muerte anunciada. El jugador de fútbol aficionado es pura pasión, juega al límite de su capacidad física y en eso Pepe no se guardaba nada, corría, gritaba, se enojaba, se metía a puro sentimiento en el partido, lo vivía intensamente, pero así era el gallego y nada ni nadie se lo podía impedir. El salir del campo de juego antes de que el partido terminara era lo peor que le podía hacer el técnico, él no quería dejar nunca de jugar, hincha fanático del glorioso Independiente de Avellaneda, buen tipo, amigable, siempre dispuesto a dar una mano, pájaro de no enjaular, a él le gustaba la calle, se sentía cómodo saliendo de los escritorios, familiero, sus veranos en Alpa Corral lo repartía entre la familia y el partidito en el poli cuando caía la tarde. El sobrepeso lo perseguía, el cigarrillo fue su amigo y enemigo, siempre dispuesto al asado con los amigos y fútbol, mucho fútbol, viéndolo jugando pero siempre con la pasión en la piel.

Su hijo definió en su partida “se lo llevo la pasión”, la pasión por su equipo en la Liga la Máquina Azul, Previsionales, dio varias vueltas olímpicas y era feliz cuando su equipo lograba el título.

Se fue el Pepe, se fue como le hubiera gustado: jugando al fútbol, seguramente muchos no entenderán tanta pasión pero el gallego era así le guste a quien le guste, valla desde Otro Punto un abrazo de gol para el amigo.                                                                       

 Jorge Floriani

 

Nota principal

NOCHE DE CELOS, FURIA Y SANGRE

 

Eber me dijo que me iba a matar

dominicana 255_copy

Aunque parezca mentira, lo único que le reprocha Julay a su amiga Micaela, a quien conoce desde hace siete años y defendió poniendo en riesgo su vida, es que cuando le pidió que llamara a una ambulancia, ella usó el celular para avisar a su familia que cuiden su perro, porque Eber se lo iba ir a matar.

Julay llegó a la Argentina cuando tenía doce años. Junto a su hermano Rodrigo Gabriel. Un año antes había venido Luisa Ramírez, su madre, a buscar una mejor calidad de vida. Después de estar un año en Buenos Aires conoció a su actual pareja, un mecánico electromecánico que adoptó la familia completa, los fue a buscar a Dominicana y se vinieron a vivir a Río Cuarto, de donde él era oriundo.

Julay es dominicana. Su madre Luisa cree que con esa procedencia y la profesión de promotora hace que “la gente hable” y muchas fueron las veces que le prohibió ir a cubrir algunos eventos para ganarse su propio dinero. “No lo necesita porque nosotros podemos mantenerla”, confía Luisa. “No todas las dominicanas ejercen la prostitución”, asegura convincente. Ella tiene una peluquería en el barrio, y le va bien.

Julay estudió en el Normal donde era compañera de Micaela y donde conoció a Eber cuando ellos empezaron a relacionarse. Terminó el secundario y hoy es alumna de la Universidad Siglo XXI en la carrera de Recursos Humanos.

 

Como cebar un buen mate

Los secretos de un buen mate
Mate 3

“Por estadística entre el 70 y el 75 por ciento de los argentinos jamás se han encontrado con la verdadera yerba mate”, porque en general la costumbre es cebar el mate a una temperatura superior a la aconsejable dijo Valeria Trápaga, quien visitó Río Cuarto para enseñar los secretos de un mate bien cebado para poder disfrutar del sabor de la infusión.

La especialista en cebar mate, reunió a vecinos de la ciudad, dio algunas lecciones para tomar un buen mate y compartió los secretos con Otro Punto.

 

La entrevista - Claudia Piñeiro

 

Claudia Piñeiro

Me negué a escribir sobre Nora Dalmasso
Entrevista

Betibú es una película argentina del género policial, basada en el libro homónimo de la escritora Claudia Piñeiro (en realidad es exactamente al revés). En la historia, una escritora es convocada por el director de un diario para que se instale en un country de Buenos Aires y desde allí realice una serie de columnas periodísticas sobre un crimen perpetrado en una lujosa mansión de ese barrio cerrado. No fue un invento de la autora, “me vengué”, cuenta. Es que tras el crimen de Nora Dalmasso, a Piñeiro le propusieron invisibilizarse y mezclarse entre los riocuartenses para contar lo que se decía en nuestra ciudad sobre el asesinato que aún continúa impune. “Pero ¿qué voy a hacer en Río Cuarto?”, preguntó aquella vez, en el final de 2006. “Te ponés una peluca y te sentás en los bares a escuchar lo que diga la gente”, le respondieron. "Me negué, por supuesto y lo usé en Betibú, ¿se dieron cuenta?”, aclara.

Última actualización (Jueves, 30 de Octubre de 2014 18:59)

 
El aguijón